Musa de repuesto

Soy una musa de repuesto.
Me pintas cuando las demás no aparecen.
Escribes poemas sobre mi cabello rizado.
Cantas melodías románticas, exclamando lo feliz que te hago.
Soy un oasis en el desierto.
Una metáfora de usar y tirar.
Aparecen tus musas favoritas y ya no te importo.
Guardas tus cuadernos,
Me elogias al oído
Te avergüenzas, me rechazas.
Me odio a mi misma por un sentimiento cercano y certero.
Cuando miro tus obras imagino mi espejo.

Sara.

Un comentario sobre “Musa de repuesto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s