Carta de… ¿Odio?

large

Estimado Señor Calor:

Me caes mal. Lo siento si te he ofendido, pero alguien tenía que decírtelo ya. Quizás no eras consciente de ello, pero hay muchísima gente que te odia y no se sinceran porque no quieren que te sientas apenado. La ignorancia es la felicidad, ¿no?

Tampoco te creas ahora que para mí está siendo un buen trago; me estoy jugando tu afecto, y reconozco lo poderoso que eres. De hecho, siendo un poco inteligente, no me merece demasiado la pena ser la portavoz. Pierdo más de lo que gano, está claro que no me vas a hacer caso.

A estas alturas, ¿me puedes recordar por qué sigo con esto? Me estoy dando cuenta a medida que escribo de que es una estupidez. Si no hay nadie que me anime a continuar, no lo haré.

Aunque, entre tú y yo, me siento cómoda hablando contigo porque ya te he dicho lo que pienso de ti. He sido más honesta contigo que con muchos conocidos. No puede ir a peor. ¿Nunca te ha ocurrido que alguien te ha contado que te tiene que presentar a un amigo suyo que es genial y que te va a caer de miedo y luego lo conoces y es pesadísimo? Es más o menos lo que me pasa cuando pienso en ti todos los años.

Es una pena porque ese tipo de gente suele ser simpática, y seguro que a alguien le interesa que le cuenten cómo se pasa el hilo dental sin que le sangren las encías. Pero no a mí, ¿entiendes?

Además, ¿cómo se lo dices? No es tan fácil como contigo, Calor, porque tú no eres más que un personaje que ha creado mi cabeza para desahogarme. Eres real, por supuesto, pero no eres alguien a quien realmente pueda escribirle cartas. Ojalá lo fueras, sería una pasada hablar con alguien que conoce a todo el mundo menos a la gente del Polo Norte, Rusia y Canadá.

Me está dando rabia porque me estás empezado a caer bien, así que voy a despedirme.

Adiós.

Sara.

PD: Te odio y hay mucha más gente que te odia. No lo olvides.

superthumb.jpg

Anuncios

Carta de Amor a Un Muerto

Querido Nick Drake:

Me da apuro escribirte a ti porque no escucho tus canciones. Bueno, sólo una y tampoco es que me encante. Se llama Time of No Reply. Creo que la descubrí gracias a una película, pero no te prometo nada.

Me da la sensación de que te he elegido porque tu voz en esa canción es relajada; me hace recordar justo lo que describes, el fin del verano y la venida de un tiempo frío y más melancólico. Aunque parece que a ti no te gusta demasiado. De hecho, pintas con la música una escena otoñal, un suelo anaranjado repleto de hojas y el cielo añil y frío. Escucho tu canción cada vez que quiero viajar a un lugar como ese. Es especial. Pienso que cuando la escribías cerraste tu cuerpo al mundo exterior y abriste tu alma al completo; la escuchaste. ¿Te resultó fácil?

Cuando yo lo intento me siento confusa y débil. En este tiempo no está bien visto ser débil. Los niños con enfermedades le dicen a las cámaras que luchan todos los días y que son felices a pesar de todo. ¿Es eso sano? A veces me gustaría escucharles llorar para no sentirme culpable por estar triste. Hay tantos ejemplos de cómo ser un ganador y tan pocos de cómo rendirse.

No nos enseñan a llorar ni a escribir canciones como la tuya, donde se acaba el verano y vuelve un tiempo silencioso.

Con cariño,

Sara.

6f9a86ff9210b44e6e60e66efa774ce9

“Time goes by from year to year
And no one asks why I am standing here”

Inspirado por: Cartas de Amor a los Muertos, de Ava Delaira.

Para Alguien.

carta

Estoy pensando en ti pero a la vez no. Es decir, tengo en mi cabeza tu imagen y te escribo pensando en ella, pero no tiene por qué corresponder con la realidad. Así que puede que seas tú el verdadero destinatario y no saberlo. Resulta curioso.

Desde pequeña he imaginado nuestra historia de amor como las de las princesas de cuento. No como las originales de los Hermanos Grimm, por supuesto. Esas ni son bonitas ni tienen sentido. Me refiero a las que tratan de un príncipe que se juega su vida para salvar a su princesa. Aunque en la mayoría de casos no la conocen personalmente; se lanzan a la aventura por alzar su honor. Tú no seas así, ¿vale? Quiero que me rescates porque quieres y porque me quieres, no porque sea tu deber. Hoy en día no se lleva mucho este estereotipo, así que el nuestro será un relato original y único. Me encanta imaginarlo así.

Tenía ganas de escribirte hoy, no sólo por lo bonito que me resulta. También porque es un día destinado a que todas las chicas de todos los lugares del mundo se permitan soñar con su propio cuento de hadas. ¿Acaso no nos lo merecemos?

Sara.

Nota para una Sara del futuro (quizás divorciada o, simplemente, recién acabada una relación): Si te sientes mal te dejo que leas esto y te rías de mí por ser tan ilusa. De verdad, sin presiones.