Sobre Psicología y Películas

Me considero creativa. Me gustan todas casi todas las ramas del arte: pintura, música, baile, escritura y cine (o series, o programas de televisión y radio; todo vale). De hecho, si no estudiase Psicología me hubiese dedicado a algo artístico, como ser actriz de doblaje.

Creo que me gusta la Psicología porque me gustan las historias. Además, creo que la Psicología te enseña a darle importancia a las historias de la gente; no como cotilleos de los que se leen en las revistas del corazón, sino más bien como cuando te lees un libro y deseas que le ocurra lo mejor a tu personaje favorito. Por cierto, en esta metáfora, tu personaje favorito sería tu paciente (es por si no me he explicado bien).

He pensado mucho sobre gracias a las películas de Pixar, porque leí que una de las guionistas estaba segura de que cuando hacías sufrir al personaje y luego veías cómo se superaba a sí mismo te enamorabas de él.

No es que piense que nos atrae el sufrimiento (bueno, un poco sí, supongo), pero no en el sentido de “enamorarse” del paciente. Sino en introducirte y “engancharte” a su historia; en seguir su crecimiento como persona; en celebrar sus logros; en sufrir junto a él. En darle importancia.

De hecho, creo que el paciente se puede “enganchar” a su vez del psicólogo porque éste último le da importancia. En muchas ocasiones simplemente eso basta para que alguien comience a sentirse mejor. O a querer comenzar a sentirse mejor. O a intentar comenzar a querer sentirse mejor. O a dejar de tratar de reformular la frase para que el lector no se haga un lío.

Sara

tumblr_ohzaczz3cs1tc2wf8o5_540
Fuente: andry-shango-rajoelina-prints.tumblr.com

 

Anuncios

Por qué me ENCANTA el cine

kqjlfdzw5x

Me he dado cuenta de que muchas veces es mejor no declarar públicamente las cosas muy a la ligera. Sobre todo porque luego puedes arrepentirte, y eso que dijiste en el pasado siempre estará ahí. De todos modos, doy las gracias por haber hablado de cine y no de política o religión, porque siempre hay listillos que se creen que lo saben todo, tratando de dar lecciones de moralidad a los demás. Y no me apetece tragarme discursos políticamente correctos. No me apetece nada.

Hace unos meses, escribí una entrada llamada Por qué no me gusta el cine. Te puedes imaginar más o menos de qué iba, ¿verdad? El caso es que recibió opiniones muy distintas, del tipo Madre mía, no conocía a nadie así ¡Por fin alguien que me entiende! En fin. Fue bonito mientras duró.

giphy-1

Pero ahora, en cierto sentido, me arrepiento de haber dado esa opinión de este arte. Es decir, la parte negativa de mi balance sobre el cine sigue intacta. Lo que ha cambiado sustancialmente ha sido la positiva. Antes sólo sabía considerar a una película como entretenidaaburrida. Sin embargo, a lo largo de estos meses, he hallado un inmenso mundo de criterios para realizar mi crítica personal. Y he de reconocer, con toda la humildad que puedo, que ese mundo es apasionante.

He descubierto todo el trabajo que esconde la elaboración de un largometraje. Conmovedoras bandas sonoras originales reproducidas por una gran orquesta, magnificando tus sentimientos a lo largo de la película. El increíble vestuario, que dota de una ambientación asombrosa a todos los personajes, siendo capaz de hacernos creer que de verdad son habitantes de otro planeta o guerreros de la antigua Roma. Los actores, que consiguen controlar cada suspiro, cada silencio, cada sílaba, metamorfoseándose en seres que nunca han existido pero que desearíamos que existieran. Y por último yo, espectadora, que tengo el privilegio de asombrarme en cada película (bueno, quizás sólo en algunas) con la creatividad del ser humano.

Siento haber sido tan crítica, cine. Lo siento mucho.

Sara.

PD: Estas son algunas de las culpables de mi conversión…

Animales fantásticos y dónde encontrarlos

giphy (2).gif

Eddie Redmayne, el mundo de Harry Potter, ambientación londinense del siglo pasado, criaturas monísimas… No hace falta dar una explicación más detallada.

Malditos Bastardos

mb malo 3

Después de un año, al fin terminé de ver esta película. Mi conclusión al verla: ya tengo una película buena y antigua que puedo decirle a la gente que me gusta sin que sea de postureo. Tienes que verla aunque sea por el final. Menudo final. Es explosivo.

Yo, él y Raquel

source

Vi esta película TRES veces en una semana. Partiendo de la base de que he dejado un enorme porcentaje de largometrajes sin acabar, te puedes hacer a la idea de lo mucho que me gustó este.

PD: Por supuesto, si tienes alguna recomendación para que mi gusto por el cine siga in crescendo, no dudes en compartirla.

Por qué no me gusta el cine

beyonce sorprendida

Espera un momentito… Sé lo qué me vas a decir…Sí, soy adivina… Por supuesto, puedes empezar a asustarte…

Fuera de bromas. No hay nada que me puedas contar que no me hayan dicho ya. Además, no me vas a hacer cambiar de parecer. Continue reading “Por qué no me gusta el cine”