Ron 

Tranquilos, no estoy aquí para hablar de alcohol. En primer lugar, porque no me gusta, y en segundo, porque ya se encargan de eso los catorceañeros que beben Negrita a escondidas.

Quizás soy demasiado joven para hablar del amor, de lo que realmente significa estar enamorada. Por lo que he leído en las novelas que me gustan y lo que he podido experimentar alguna vez (no doy más detalles, cotillas), estar enamorado es estar poseído por un sentimiento extraño y especial. Soy consciente de que ese idílico nivel de amor es pasajero, pero existir existe. Sigue leyendo «Ron «

Por qué no me gusta el cine

beyonce sorprendida

Espera un momentito… Sé lo qué me vas a decir…Sí, soy adivina… Por supuesto, puedes empezar a asustarte…

Fuera de bromas. No hay nada que me puedas contar que no me hayan dicho ya. Además, no me vas a hacer cambiar de parecer. Sigue leyendo «Por qué no me gusta el cine»