Sobre Psicología y Películas

Me considero creativa. Me gustan todas casi todas las ramas del arte: pintura, música, baile, escritura y cine (o series, o programas de televisión y radio; todo vale). De hecho, si no estudiase Psicología me hubiese dedicado a algo artístico, como ser actriz de doblaje.

Creo que me gusta la Psicología porque me gustan las historias. Además, creo que la Psicología te enseña a darle importancia a las historias de la gente; no como cotilleos de los que se leen en las revistas del corazón, sino más bien como cuando te lees un libro y deseas que le ocurra lo mejor a tu personaje favorito. Por cierto, en esta metáfora, tu personaje favorito sería tu paciente (es por si no me he explicado bien).

He pensado mucho sobre gracias a las películas de Pixar, porque leí que una de las guionistas estaba segura de que cuando hacías sufrir al personaje y luego veías cómo se superaba a sí mismo te enamorabas de él.

No es que piense que nos atrae el sufrimiento (bueno, un poco sí, supongo), pero no en el sentido de “enamorarse” del paciente. Sino en introducirte y “engancharte” a su historia; en seguir su crecimiento como persona; en celebrar sus logros; en sufrir junto a él. En darle importancia.

De hecho, creo que el paciente se puede “enganchar” a su vez del psicólogo porque éste último le da importancia. En muchas ocasiones simplemente eso basta para que alguien comience a sentirse mejor. O a querer comenzar a sentirse mejor. O a intentar comenzar a querer sentirse mejor. O a dejar de tratar de reformular la frase para que el lector no se haga un lío.

Sara

tumblr_ohzaczz3cs1tc2wf8o5_540
Fuente: andry-shango-rajoelina-prints.tumblr.com

 

Anuncios

Será un placer conocerte

Los viernes sacan nuevas películas en el cine. Eso es guay, ¿verdad?

Ah, y dicen que va a estar nublado. Hay pocas cosas más bonitas que un cielo teñido de grises.

Estoy escuchando a Bowie (soy millennial, ¿qué esperabas?). No me sé ninguna de sus canciones, lo cual es perfecto porque así no me desconcentro al escribir.

He encendido velas porque hoy sí pega utilizarlas.

Estoy hablando sobre cosas que me hacen feliz. Lo estoy diciendo en voz alta. ¿Por qué da tanto miedo? No es una promesa; es un comentario.

Adiós, 19.

Sara.

chico mirando lluvia con un café.gif

“I’m looking for backing for an unauthorized auto-biography that I am writing. Hopefully, this will sell in such huge numbers that I will be able to sue myself for an extraordinary amount of money and finance the film version in which I play everybody.”

-David Bowie

Queridas lágrimas…

Ayer no me dio tiempo a decíroslo: me alegro mucho de habernos visto. Os echaba muchísimo de menos y no me había dado ni cuenta. Sólo sentía que me faltaba algo, que tenía una especie de cosquilleo en el pecho que, paradójicamente, no me invitaba a reír sino a llorar.

En un principio no os esperaba por aquí. ¿Qué os animó a venir un día tan apropiado? Estaba concentrada viendo una película cuando llamasteis a mi puerta sin avisar. Comenzasteis a contarme historias que resultaban tan conmovedoras… ¿Por qué? En ellas había recuerdos agridulces pero divertidos, nostálgicos. Me disteis la mano cuando empecé a mover una pierna nerviosa porque no sabía muy bien cómo reaccionar. Estaba muy confundida.

Me hicisteis llorar. No sé si de alegría o de tristeza. Era como una mezcla de ambas pero que se inclinaba más a la alegría. Creo que porque el hecho de estar triste me alegraba. ¿Tiene eso sentido?

Mientras sosteníais mis manos me hallaba en paz porque sabía lo que me ocurría: tenía las mejillas empapadas y los ojos hinchados. Me faltaba la respiración en ocasiones. Tenía el pelo enredado. La pierna seguía temblando.

Cuando os marchasteis me miré al espejo porque es algo que suelo hacer cuando os vais. Me veía guapa.

Sara.

giphy.gif

Carta de… ¿Odio?

 

Estimado Señor Calor:

Me caes mal. Lo siento si te he ofendido, pero alguien tenía que decírtelo ya. Quizás no eras consciente de ello, pero hay muchísima gente que te odia y no se sinceran porque no quieren que te sientas apenado. La ignorancia es la felicidad, ¿no?

Tampoco te creas ahora que para mí está siendo un buen trago; me estoy jugando tu afecto, y reconozco lo poderoso que eres. De hecho, siendo un poco inteligente, no me merece demasiado la pena ser la portavoz. Pierdo más de lo que gano, está claro que no me vas a hacer caso.

A estas alturas, ¿me puedes recordar por qué sigo con esto? Me estoy dando cuenta a medida que escribo de que es una estupidez. Si no hay nadie que me anime a continuar, no lo haré.

Aunque, entre tú y yo, me siento cómoda hablando contigo porque ya te he dicho lo que pienso de ti. He sido más honesta contigo que con muchos conocidos. No puede ir a peor. ¿Nunca te ha ocurrido que alguien te ha contado que te tiene que presentar a un amigo suyo que es genial y que te va a caer de miedo y luego lo conoces y es pesadísimo? Es más o menos lo que me pasa cuando pienso en ti todos los años.

Es una pena porque ese tipo de gente suele ser simpática, y seguro que a alguien le interesa que le cuenten cómo se pasa el hilo dental sin que le sangren las encías. Pero no a mí, ¿entiendes?

Además, ¿cómo se lo dices? No es tan fácil como contigo, Calor, porque tú no eres más que un personaje que ha creado mi cabeza para desahogarme. Eres real, por supuesto, pero no eres alguien a quien realmente pueda escribirle cartas. Ojalá lo fueras, sería una pasada hablar con alguien que conoce a todo el mundo menos a la gente del Polo Norte, Rusia y Canadá.

Me está dando rabia porque me estás empezado a caer bien, así que voy a despedirme.

Adiós.

Sara.

PD: Te odio y hay mucha más gente que te odia. No lo olvides.

large

Día 30 de Abril del 2017

futurista.jpg

Mis antepasados creían que mi cielo sería gris. Algunos días lo es pero, por lo general, exhibe un tranquilo azul claro por las mañanas y una preciosa paleta de tonalidades cálidas al caer el sol. Por la noche es azabache, espolvoreado con pequeñas motas de color plateado. Es precioso. 

Pensaban que viajaríamos en coches voladores. Queda un tiempo para que eso se logre; quizás mucho, quizás poco, pero aún no ha ocurrido. 

Decían que nuestros hogares sólo serían rascacielos. En mi ciudad, al menos, hay humildes bloques de piso de poca altura. También tenemos casas. Yo vivo en una una muy bonita. Su fachada no es de un blanco impoluto, como ellos imaginaban. De hecho, no le vendría mal una mano de pintura, ahora que lo pienso. 

Tenemos parques, ríos, playas, cascadas, árboles, flores y animales. No nos parecemos nada a la idea que se habían formado de nosotros. No nos hemos cargado el mundo, todavía.

Aunque, siendo sincera, no me gusta vivir aquí. Sería genial no habitar en esta era. “A alguien tenia que tocarle, ¿no?”. Pero no es justo. Estamos atrapados. Es imposible salir de este sistema, de esta forma de vida, porque entonces te quedas solo. 

Nuestra vida no es cómoda. Tenemos robots que cocinan, persianas que se suben solas, e incluso libros sin papel. Pero no somos felices. Nuestros mayores nos riñen por ello, pues no comprenden que nuestras facilidades nos exasperen hasta tal punto. Ellos vivieron las guerras y la pobreza, ¿cómo podemos ser tan insolentes?

Pero nuestro mundo, tan “feliz y futurista” como algunos lo vendían, va demasiado rápido. Estamos saturados de información, necesitamos descansar. Todo es posible. Puedes hablar con quien quieras. Puedes hacer lo que quieras. Puedes ser guapa y perfecta. Tienes que serlo. Tienes que hablar con todo el mundo. Tienes que conseguir todo lo que te propongas. Todo es posible. Todo se conoce. Queremos que todo se conozca. 

No tienes pausas para tomar aire.

Nuestro cielo aún no ha cambiado. Pocos se darán cuenta cuando ocurra; sólo miramos hacia abajo. 

Sara.

Inspirado por: Black Mirror.

No sé por qué lo digo en voz alta.

b2ZnACRATB.png

Ponderemos.

¿Pedir que te tragan la comida china a casa? Muy cómodo, pero luego vas a tener que lavar los platos de todos modos. ¿Asistir al concierto de Taylor Swift (cuando le dé la gana de hacer otro disco)? Alucinante, pero están todas esas niñas gritonas y lloronas esperando en la misma cola que tú. ¿Ver Pekin Express en directo? Perfecto, pero trágate tú el Volvemos en siete minutos. Señora actriz de doblaje, por mucho que su voz sea dulce y bonita me va a seguir molestando lo que dices.

Se trata de imaginarse una balanza con los pros y los contras. Aunque muchas veces no es cuestión de decidir sino que, queriendo o sin querer se abre una caja de Pandora y ya no hay vuelta atrás.
giphy-6

Pondré un ejemplo por si no me he explicado del todo bien. Me gusta mucho leer. Mucho. Muchísimo. Tanto que podría vivir sólo leyendo libros, durmiendo y comiendo. Acabaría como una loca por cuestiones obvias, pero obviemos eso. El caso es que disfruto mucho leyendo, ¿vale? Pero comenzó a ocurrirme algo muy curioso cuando comencé a escribir también. Ahora, al leer, no soy capaz de no analizar los diálogos, la profundidad de los personajes o las implicaciones metafóricas de algunas escenas. No es necesariamente malo, pero cambia la experiencia. Es como si sabes cocinar y estás viendo MasterChef, ¿me entienes? A mí no me ocurre cuando lo veo, pero imagino que puedes hacer críticas con sentido. No como yo, que suelo hacer una valoración contraria a los jueces.

giphy-5

Conclusión: no presentarme nunca a un concurso de cocina. Que no, estoy de broma. La verdadera, honesta y humilde conclusión que saco de todo esto que acabo de escribir es que tampoco he dicho nada del otro mundo. Al principio he pensado que sí pero, según he ido escribiendo, me he dado cuenta de que probablemente le pase a casi todo el mundo con las películas, series y libros. Quizás se diferencie en lo profesional que suena uno al realizar la crítica.

En fin. Esta ha sido mi reflexión de esta mañana. Espero que te haya gustado. No tengo mucho más que contar.

Bueno, sí, pero son tonterías.

Esto no es perfecto.

screenshot_2017-02-10-16-15-34

Me gusta que las cosas salgan perfectas. Disfruto cuando todo sale sobre ruedas, cuando no hay obstáculos, ni problemas. Me siento muy tranquila al ver que el resultado es justamente el esperado o aún mejor, si es posible.

En mi mundo ideal, toda la ropa del mundo estaría perfetamente ordenada en pilas según las gamas de colores, tipos de prenda y materiales, incluso en rebajas. Las baldosas de la calle no tendrían manchas grises y circulares que antes fueron chicles, ni salpicarían agua cuando las pisas tras un día de lluvia. Los letreros de todas las tiendas serían de un corte sencillo y vintageno de esos cutres e industriales que rezan Aluminios Manolo en la fuente Comic Sans. Habría muchas más papelerías, repletas de bolígrafos, cuadernos y rotuladores de colores perfectamente colocados en sus respectivos mostradores. Todo orden. Todo limpieza.

200-1

Te doy la razón si piensas que tengo mente de psicópata, porque yo lo pensaría si no me conociese desde hace tanto tiempo. Tranquilo, no te voy a guardar rencor ni nada parecido; lo haré sólo si descubriese que eres de esos que dicen mal los imperativos. Ahí sí que tendríamos un problema gordo.

Lo peor de perseguir esta utopía es que nunca te deja descansar. Siempre hay algo que podría haber quedado mejor. Y ahora me lo tomo a broma porque se está dando el caso, pero lo cierto es que las personas que tendemos al perfeccionismo solemos fastidiarnos a nosotros mismos casi todo.

Recuerdo cuando hace unos años  mis padres me dejaron al fin (cito textualemente) perforarme la oreja de manera irreversible; que sepas que eso seguirá cuando seas vieja. Acabé con tres pendientes en la izquierda, como siempre había querido. Estaba muy contenta con el resultado porque, por fin, había conseguido quitarme el miedo que me daba hacerlo. El problema llegó cuando me miré al espejo y comprobé, pobre de mí, que entre ellos no había la misma distancia. Entonces me entró el pánico.

200-2

Sí. Lo sé: first world problems y todo eso.

Resulta ridículo, y lo reconozco. De hecho, es adonde quería llegar: es irrisorio. Te comes la cabeza por una cosa tan absurda como esa, en vez de alegrarte por haber superado un miedo o por haber hecho algo sin la aprobación de los demás.

Desde luego, el perfeccionismo busca resultados perfectos. No obstante, la construcción del término perfecto que hacemos algunos (concretamente, yo) es bastante tóxica. Quizás es que hay que encontrar una definición más, no sé… ¿perfecta?

Sara.

uplsumagwf_2