Carta de Amor a Un Muerto

Querido Nick Drake:

Me da apuro escribirte a ti porque no escucho tus canciones. Bueno, sólo una y tampoco es que me encante. Se llama Time of No Reply. Creo que la descubrí gracias a una película, pero no te prometo nada.

Me da la sensación de que te he elegido porque tu voz en esa canción es relajada; me hace recordar justo lo que describes, el fin del verano y la venida de un tiempo frío y más melancólico. Aunque parece que a ti no te gusta demasiado. De hecho, pintas con la música una escena otoñal, un suelo anaranjado repleto de hojas y el cielo añil y frío. Escucho tu canción cada vez que quiero viajar a un lugar como ese. Es especial. Pienso que cuando la escribías cerraste tu cuerpo al mundo exterior y abriste tu alma al completo; la escuchaste. ¿Te resultó fácil?

Cuando yo lo intento me siento confusa y débil. En este tiempo no está bien visto ser débil. Los niños con enfermedades le dicen a las cámaras que luchan todos los días y que son felices a pesar de todo. ¿Es eso sano? A veces me gustaría escucharles llorar para no sentirme culpable por estar triste. Hay tantos ejemplos de cómo ser un ganador y tan pocos de cómo rendirse.

No nos enseñan a llorar ni a escribir canciones como la tuya, donde se acaba el verano y vuelve un tiempo silencioso.

Con cariño,

Sara.

6f9a86ff9210b44e6e60e66efa774ce9

“Time goes by from year to year
And no one asks why I am standing here”

Inspirado por: Cartas de Amor a los Muertos, de Ava Delaira.

Anuncios

Violet y Finch, de Jennifer Niven

0violetfinch

Pfff. He bufado unas mil mientras leia este libro. Algunas veces por aburrimiento, otras por sorpresa y otras por frases o escenas demasiado profundas emocionalmente para asimilarlas a la primera. El caso es que me hizo sentir muchas emociones distintas, y por eso me apetecía hablar hoy de él. Continue reading “Violet y Finch, de Jennifer Niven”

Nuevas iniciativas

 

large4

La gente que me conoce sabe lo pesada que soy con los libros. No lo puedo evitar, si me encanta una historia, tengo la necesidad de contárselo al mundo. El problema es que no a todos les apetece escucharme cuando se me hincha la vena fangirl, lo que es totalmente comprensible.

Como creo que a nadie le afectará mucho, he decidido comenzar a subir mis lecturas favoritas, así me desahogo y no le doy la lata a mis más allegados. Todos ganamos.

Muchas gracias a quienes habéis dedicado unos minutos a leerme. Lo aprecio mucho.

Sara.