Nueva declaración pública de odio a mi blog

No me gusta el nombre del blog. Creo que ya lo he dicho. Me parece un poco gilipollas. De chica gilipollas. Que no digo que no lo sea, ¿eh? Es sólo que me gustaría que fuese algo que no me inspirara eso. Preferiría una idea más elegante y sofisticada. Porque creo que es la imagen que quiero reflejar.

Estoy agradecida a este espacio por el tiempo que lleva junto a mí. He pasado casi cinco años escribiendo aquí mis inquietudes, mis aprendizajes y mis intentos de poemas. Y ahora creo que he cambiado bastante. Sigo siendo yo, pero con otros matices.

No sé por qué cuento esto. Supongo que porque me apetece. Y llevo ya casi tres párrafos de oraciones súper cortas y lo siento, así que voy a intentar alargar esta para que no parezca que no sé cómo crear frases de más de siete palabras.

Sé escribir muchas más cosas. Puedes contratarme para que escriba un guión, por ejemplo. O una carta que te haga llorar. Lo que pasa es que en esta última tardaré más porque me pasaré el 95% del tiempo pensando «¿esto lo escribo porque sé que es emotivo o porque realmente creo en ello?». Es la parte mala de haber leído mucho, que a veces pierdes la parte más inocente y genuina.

Ya no se me ocurre nada más que decir. ¿Qué tal os va la vida? ¿todo bien? Si me das una idea para escribir, lo intentaré. También me gustaría subir vídeos. Sin embargo:

  1. Me da vergüenza que me encuentren.
  2. Es como que nunca me pongo a ello porque pienso que es un poco patético.

Y a lo mejor lo es, pero cuando veo a mis «creadoras de contenido» (un eufemismo, por cierto, un poco imbécil) me da envidia porque creo que, al fin y al cabo, están haciendo uso de una herramienta que te permite desarrollar al 100% tu creatividad. Y yo siempre me quejo de que no me estoy dedicando al arte.

Bueno, podría decirse que soy bloguera ocasional. Y que tengo algún que otro seguidor leal. De eso estoy orgullosa.

Muchos besos.

Sara.

 

Intento de valentía

Últimamente paso mucho tiempo abajo. Y hago muchos nudos. Nudos de todos los colores. Cuando consigo soltar un lazo rosa lo dejo aletear con libertad. Al observar cómo se ondea me asombro por su belleza. Pero crea formas que no conozco; proyecta sombras más grandes que yo. Torno la vista de nuevo a mis nudos.

Tantos colores me recuerdan a un campo de flores. Que es bonito, pero irreal. 

Sara.

fdsfd
Fuente: weheartit.com

Nota en el frigorífico

Trata de no reñir a la chica confusa. Bastante tiene con sentirse perdida. Deja que llore si lo necesita. Que viva, simplemente.

Si se agobia puedes decirle que estar así no es un pecado. Es una circunstancia. No es algo prohibido. Es una situación. Es un contexto.
Las emociones no son eternas. Salen y entran del cuerpo como olas del mar. Algunas golpean, causan dolor, hacen chocar contra la arena. Pero no impiden que te vuelvas a lanzar al agua de inmediato.
Las circunstancias a veces no se eligen. Te sientes como te sientes en un momento determinado. El cuerpo reacciona como se siente capaz de reaccionar. No es un aparato perfecto. A veces se encuentra sobrepasado, o no analiza correctamente la situación.

Es complejo y difícil de entender. Que no tenga prisa.

 

2e253e98a6780e066ca540fb47b3d4eb
Fuente: foliagemusic.bandcamp.com

Bailar durante la tormenta (2)

Lunes, 17 de septiembre de 2018, 0:14

Hoy ha acabado siendo un día guay.

Estoy alternando mi mirada entre la pantalla de mi móvil y las estrellas.

Me he tumbado a ver el cielo, aunque apenas se aprecian las estrellas.

Me entra la risa floja. No tengo sueño.

giphy (1)

Bailar durante la tormenta

Domingo, 16 de Septiembre de 2018, 16:41

Acurrucada en mi cama, abrazo a un cerdito de peluche.

Prácticamente no entra luz por la ventana porque he bajado las persianas.

Es aún temprano y deseo que fuesen más de las siete.

Cuando anochece comienza mi día.

No estoy cansada cuando he de dormir.

Los auriculares me susurran canciones de folk británico que hablan de mis sentimientos.

Cierro los ojos y trato de no imaginar. Entonces es cuando sueño sin pensarlo.

Mis pensamientos nadan libremente por mi cabeza y me encuentro a mí misma recordando escenas cotidianas.

Me choco de bruces con mi tranquilidad escondida.

giphy.gif
Fuente: giphy.com